La anestesia, imprescindible para muchos procedimientos en nuestros animales

Se requiere anestesia y/o sedación para muchos procedimientos realizados en la clínica con fines diagnósticos o terapéuticos, además de las intervenciones quirúrgicas.

El trabajo del anestesista es de vital importancia para la seguridad del paciente y el buen desarrollo de las intervenciones quirúrgicas. Se ocupa de la supresión del dolor y se responsabiliza de proteger las constantes vitales, diagnosticar y tratar cualquier incidente médico que surja durante la intervención o el periodo inmediatamente posterior. 

En la fotografía, Alfredo está manejando nuestro equipo de anestesia inhalatoria con vaporizador de Sevoflurano (el gas anestésico de elección por su seguridad y eficacia), mediante estación de anestesia con ventilador incorporado, monitorización de electrocardiografía, pulsioximetría, capnografía, presión arterial (no invasiva e invasiva), temperatura y sistemas de alarma y protección. El control es absoluto.

Para ello, previamente a la anestesia, valora al animal con una exploración física completa, analítica sanguínea, exploración cardíaca y electrocardiograma. No hay que dejar nada al azar. Si el paciente tiene un estado de salud delicado o va a someterse a una cirugía de riesgo, pueden ser necesarias más pruebas como radiología o ecografía. En Álbéitar disponemos de un laboratorio de análisis clínicos en nuestras propias instalaciones para la determinación de los análisis preanestésicos. Esto nos permite actuar con rapidez y con mucha seguridad.

Utilizamos protocolos anestésicos seguros y adaptados al paciente y al procedimiento, en función de los resultados de la valoración previa y disponemos de equipos de anestesia y monitorización para garantizar el control de las constantes vitales del animal anestesiado durante todo el tiempo.

Control del dolor

Las intervenciones quirúrgicas no pueden realizarse sin un óptimo control del dolor durante las mismas y en todo el periodo postoperatorio. En Albéitar consideramos esencial el control del dolor para el mayor confort y la mejor recuperación de nuestros animales de compañía.

El tratamiento analgésico se inicia en el periodo preoperatorio y se continúa durante y después de la intervención. Cuando el paciente se marcha a casa pautamos los analgésicos apropiados para garantizar el mejor cuidado.